Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

10 mejores prácticas de seguridad de API

 

Las interfaces de programación de aplicaciones (API) proporcionan una forma para que los desarrolladores de aplicaciones reutilicen la información y las funciones de cualquier otra aplicación dentro de la propia. Las API simplifican el proceso de codificación y ayudan a las empresas a producir aplicaciones más rápidamente.

Con el auge de las aplicaciones de servicios móviles en la última década, las API experimentaron un crecimiento exponencial. Y esta década no será diferente. Sin embargo, este aumento también trae posibles vulnerabilidades y lagunas de seguridad. Con el aumento de la demanda, se ha convertido en un desafío mantener los estándares de seguridad para las API, ya que los desarrolladores tienden a centrarse más en la funcionalidad de las aplicaciones que en la seguridad.

La negligencia con la seguridad de la API puede tener repercusiones masivas, especialmente si la base de usuarios de la aplicación es demasiado alta. Por ejemplo, el famoso escándalo de Cambridge Analytica fue causado por una laguna de seguridad en la API de Facebook.

Los riesgos de API más críticos son la sobreexposición de datos, la falta de recursos, la falta de configuración de seguridad, la autorización insegura a nivel de usuario y los objetos rotos. Claramente, es esencial garantizar la seguridad de la API para que los datos del usuario de la aplicación permanezcan seguros y la aplicación sea segura y confiable.

Aquí hay diez mejores prácticas para garantizar que las API estén protegidas y no conduzcan a exposiciones críticas de seguridad.

1. Conozca los últimos riesgos de seguridad

Para mantener seguras las API, los desarrolladores deben conocer los últimos trucos y técnicas que utilizan los ciberdelincuentes para infiltrarse en un sistema. Esta información puede ser recopilada por fuentes en línea como blogs de seguridad de malware , boletines y portales de noticias de seguridad.

Siguiendo las últimas tendencias de ataques en línea, los desarrolladores pueden configurar sus API en consecuencia para que sean capaces de frustrar los últimos ataques. Por lo tanto, seguir fuentes confiables como la lista de las 10 principales vulnerabilidades de API de OWASP ciertamente lo ayuda a mantenerse actualizado.

2. Utilice autenticación y autorización sólidas

Muchas API disponibles públicamente tienen un problema importante de autenticación y autorización nula o insignificante Muchas API son la entrada a la base de datos de la organización, por lo que es fundamental controlar estrictamente la autenticación y autorización para que la base de datos no quede expuesta. Para la autenticación, los desarrolladores pueden usar una poderosa herramienta basada en tokens conocida como OAuth . Es un marco que autoriza que la información se comparta con un tercero sin revelar las credenciales del usuario.

3. Cifre los datos

El cifrado es un paso esencial por motivos de seguridad. Todos los datos deben estar debidamente cifrados mediante una técnica sólida como Transport Layer Security . Los desarrolladores deben asegurarse de que el cifrado esté diseñado para que solo los usuarios autorizados puedan descifrar y modificar los datos.

4. Identificar vulnerabilidades en la API

Para que una API sea eficaz contra las amenazas de seguridad, es fundamental saber qué partes del ciclo de la API son inseguras y vulnerables a los riesgos de seguridad . Comprender esto puede resultar bastante complicado, ya que una organización de software puede utilizar miles de API a la vez. La mejor forma de identificar una vulnerabilidad es mediante pruebas rigurosas . Las vulnerabilidades deben identificarse en la fase de desarrollo inicial para que corregirlas sea relativamente fácil y rápido.

5. Eliminar información que no se pretende compartir

El desarrollador que creó la API a menudo puede olvidarse de eliminar información confidencial como claves y contraseñas antes de poner la API a disposición del público. Es esencial eliminar toda esa información antes de hacer pública una API. Los atacantes cibernéticos pueden usar esta información confidencial para llegar al núcleo de la API o la aplicación y modificarla sin que los usuarios de la API sepan nada al respecto.

6. Límites de tasa de lugar

Si una API se vuelve popular, la posibilidad de un ataque malintencionado, como un ataque DDoS, aumenta. Un ataque DDoS se lleva a cabo llamando continuamente hasta que el servidor falla. La mejor forma de contener los ataques maliciosos a una API popular y controlar los problemas que afectan su rendimiento es establecer límites de velocidad . Un límite de velocidad determina cuántas veces se puede llamar a una API. Poner el límite de velocidad también estrangularía la conexión no autorizada.

7. Validar parámetros

La validación de los parámetros garantizaría que los datos entrantes no causen ningún daño a la API. Para validar los parámetros, cree un esquema estricto que describa las entradas permitidas al sistema y pase los parámetros entrantes a través de ellas. Al validar los parámetros, los desarrolladores pueden controlar los intentos maliciosos de llamar a la API, y solo aquellos que sigan el esquema verificado podrán usarlo.

8. Utilice API Gateway

Las puertas de enlace de API son el medio principal para controlar y administrar el tráfico de API, es decir, enrutar las solicitudes de los clientes. Se recomienda utilizar una puerta de enlace API robusta para reducir los riesgos de seguridad. Una buena puerta de enlace de API permitiría a las organizaciones autenticar el tráfico y controlar y analizar cómo se utiliza la API.

9. Desarrollar un modelo de amenazas

Un modelo de amenazas está diseñado específicamente para identificar y evaluar los riesgos de seguridad en una API. Analizaría las llamadas a la API y generaría intentos sospechosos de acceder a la API. Se puede utilizar un modelo de amenazas para automatizar el ciclo continuo de evaluación y prevención de vulnerabilidades de API.

10.Crea puertas traseras secretas

Si es un desarrollador de API, practique el desarrollo de una puerta trasera secreta mientras crea una API. Esta puerta trasera secreta lo ayudaría a acceder rápidamente al núcleo de la API en caso de un problema de seguridad. Sin embargo, estas puertas traseras también pueden ser contraproducentes, si no están codificadas de forma estricta. Un hacker hábil puede descubrir la puerta trasera creada libremente e infiltrarse en la API. Por lo tanto, cree una puerta trasera a la que solo usted o su equipo de desarrolladores y evaluadores puedan acceder.

Línea de fondo

Las API se han convertido en un elemento integral en la creación de aplicaciones modernas, especialmente para teléfonos inteligentes y dispositivos IoT modernos. Dado que usar una API significa extraer la información de la fuente externa a su aplicación, representa un riesgo de seguridad significativo. Con demasiada frecuencia, las API, en particular las disponibles públicamente, se desarrollan teniendo en cuenta las funcionalidades, no la seguridad. Con el uso de API en su punto máximo , las organizaciones deben tomarse la seguridad de API más en serio y dedicar esfuerzos para garantizar la seguridad de un extremo a otro.

Publicar un comentario

0 Comentarios