Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

¿Mudarse a la nube? Cómo proteger las API en AWS, Azure y GCP



La migración a la nube permite a las organizaciones trasladar sus cargas de trabajo y componentes de red a una infraestructura de nube pública o privada. La conexión entre las cargas de trabajo locales y la infraestructura en la nube generalmente se establece mediante el uso de API. Durante este proceso, los datos están en tránsito y son muy vulnerables a los ataques.

En este artículo, aprenderá qué es la migración a la nube, cuáles son las principales amenazas que afectan a los datos durante el proceso de migración y las mejores prácticas de API críticas para proteger las API de AWS, Azure y GCP.

¿Qué es la migración a la nube?

La migración a la nube es un proceso en el que mueve aplicaciones, datos y cargas de trabajo a la nube. Le permite subcontratar el mantenimiento y la gestión de su infraestructura y puede permitirle ahorrar costes mientras amplía sus recursos.

Al migrar, puede mover recursos a una nube pública, una nube privada o puede crear un híbrido de recursos en la nube y sus recursos locales. Dependiendo de la infraestructura que elija, hay una variedad de estrategias y herramientas que puede utilizar para completar su migración a la nube . Las estrategias y herramientas que utiliza pueden tener un impacto significativo en sus riesgos y en el éxito de su migración.

Principales amenazas que afectan los proyectos de migración a la nube

Al migrar sus aplicaciones a la nube, existen varias amenazas que puede enfrentar además de los problemas estándar, como el tiempo de inactividad. Estas amenazas suelen surgir cuando configura incorrectamente sus recursos en la nube o no aplica las medidas de seguridad adecuadas.

Seguridad de datos insuficiente

Hay muchos problemas relacionados con la seguridad de los datos que puede enfrentar en la nube. Estos incluyen la corrupción de datos durante la transferencia, la configuración incorrecta de los controles de acceso, el robo después de un ataque o incluso la falta de una eliminación adecuada.

A medida que los datos se trasladan a la nube y una vez que están en la nube, normalmente tiene menos control sobre ellos que si los conservara en las instalaciones. Si no implementa las restricciones de acceso adecuadas, encripta sus datos en reposo y en tránsito, o monitorea el acceso a los datos, se encontrará con problemas.

Credenciales comprometidas

Las credenciales comprometidas son una amenaza significativa para cualquier sistema, pero pueden ocurrir con mayor frecuencia con implementaciones en la nube. Cuando utiliza recursos en la nube, los usuarios deben iniciar sesión a través de portales web. Si los usuarios no tienen cuidado, los atacantes pueden desviarlos fácilmente para que inicien sesión en portales falsos, otorgándole al atacante sus credenciales.

Una vez que un atacante tiene credenciales, puede acceder a cualquier dato o aplicación que el usuario original pueda. Además, debido a que parece ser un usuario "legítimo", esta actividad puede ser un desafío para que los equipos de seguridad la detecten, lo que le otorga a un atacante acceso abierto de manera efectiva.

Explotación de API

Las interfaces de programación de aplicaciones (API) son conjuntos de definiciones y protocolos que se utilizan para comunicarse entre servicios y recursos. Cuando configura un entorno de nube, utiliza API para solicitar y transferir datos y comandos.

Si sus API no están debidamente protegidas, los atacantes también pueden usar estas interfaces para interactuar con sus datos y recursos. Este tipo de explotación de vulnerabilidades puede permitir a los atacantes obtener control sobre los recursos, modificar o robar datos o espiar las comunicaciones.

Esencialmente, si un atacante explota sus API de manera efectiva, puede aprovechar las otras dos amenazas principales que existen. Por eso es fundamental poner un enfoque particular en la seguridad de la API. A continuación, puede obtener información sobre algunas de las herramientas disponibles de los tres principales proveedores de la nube que pueden ayudarlo con esta tarea.

Seguridad de la API de AWS

En AWS, hay dos formas principales de controlar y proteger las API: API Gateway y administración de identidades y accesos (IAM).

AWS API Gateway

AWS API Gateway es un servicio que le permite crear, mantener, supervisar, proteger y publicar API para sus servicios y aplicaciones. En combinación con AWS Lambda, le permite crear y administrar una infraestructura sin servidor que es segura a través de varios mecanismos.

  • Claves de API : cadenas de tokens que puede proporcionar para permitir que los usuarios o desarrolladores se conecten a su API. Estas claves identifican a los usuarios y se utilizan para evitar el abuso de acceso. Para crear claves, puede hacer que API Gateway genere claves por usted, o puede importar claves. Para administrar estas claves, puede utilizar autorizadores de Lambda o vincular claves a planes de uso.
  • Autorizadores personalizados de Lambda : funciones que puede crear para autorizar claves y las claves de acceso otorgadas a sus API. Estas funciones utilizan un método de autenticación de token de portador, incluido OAuth o el lenguaje de marcado de aserción de seguridad (SAML). Alternativamente, también puede usar métodos que empleen información tomada de encabezados HTTP, parámetros de cadenas de consulta o rutas de URL.

AWS IAM

Una alternativa al uso de claves de API es permitir el acceso a las API a través de permisos de IAM. Este método es útil cuando desea permitir el acceso interno a empleados y contratistas.

Para configurar esto, debe crear una política de IAM que permita a las personas que llaman a la API usar el método que desea permitir. También es necesario configurar el método en su API para aceptar una authorizationTypede AWS_IAMLuego, puede asignar su política al usuario o grupo de usuarios apropiado según sea necesario.

Seguridad de la API de Azure

Al crear API en Azure, es probable que utilice el servicio Azure API Management (APIM). Con este servicio, existen algunos métodos diferentes que puede utilizar para proteger su API.

  • Claves de autorización : al crear servicios, puede configurar cada servicio para que esté protegido y requiera una suscripción. Esto asegura que se debe recibir y autenticar una clave de autorización con cada solicitud entrante. Estas claves pueden luego distribuirse a los desarrolladores que deseen trabajar con su API y administrarse a través del Portal para desarrolladores. Desde allí también puede volver a generar claves periódicamente para garantizar la seguridad.
  • Tokens web de OAuth y JSON (JWT) : para las API de backend, puede aumentar la seguridad a través de un servidor de autorización (AS). Un AS requiere que los encabezados de solicitud contengan un token JWT u OAuth válido. El AS puede otorgar estos tokens a los clientes web después de que se pasen un ID de cliente y un secreto en una solicitud de token a través de HTTPS.
  • Autenticación de certificado de cliente : si usa aplicaciones web o aplicaciones API basadas en Azure, tiene la opción de usar la autenticación de certificado de cliente. Este método utiliza TLS y un certificado que debe instalarse tanto en su aplicación como en el servicio APIM. Para autenticar las solicitudes, se produce un protocolo de enlace TLS en el que se verifican ambos certificados.

Seguridad de la API de Google Cloud

En Google Cloud, puede desarrollar y administrar API con Apigee Edge . Este servicio le permite abstraer sus API de backend con una capa de proxy para una mejor seguridad, control y análisis. En este servicio, puede utilizar los siguientes métodos para aumentar la seguridad de su API.

  • OAuth 2.0 : Apigee Edge viene integrado con OAuth 2.0 y puede usarlo para generar y validar tokens de autenticación. El beneficio de OAuth es que le permite autenticar usuarios sin proporcionar credenciales de inicio de sesión a servicios externos. Esto significa que puede permitir que los servicios de terceros se conecten a su API sin temor a exponer las credenciales de usuario a personas externas.
  • Políticas SAML : integrada con Apigee Edge está la capacidad de autorizar y autenticar aplicaciones a través de tokens SAML. Estos tokens proporcionan aserciones en formato XML y firmadas digitalmente que puede utilizar para verificar usuarios.
  • Claves de API : en Apigee Edge, las claves de API se conocen como claves de consumidor. Estas claves funcionan igual que cualquier otra clave API y le permiten autenticar y autorizar a los usuarios en consecuencia. Al utilizar claves de consumidor, debe definir políticas que determinen a qué claves se les concede acceso y a qué métodos.

Conclusión

Al migrar a la nube, los datos se vuelven vulnerables a los ataques. Las amenazas más comunes que afectan este proceso suelen ser una seguridad de datos insuficiente, credenciales comprometidas y vulnerabilidades de API. Para evitar que estas amenazas se conviertan en infracciones, debe proteger adecuadamente las API de la nube. Cada proveedor de la nube ofrece diferentes controles de seguridad de API.

AWS proporciona dos servicios, API Gateway y AWS IAM, que puede utilizar para establecer conexiones API seguras y administrar el acceso a datos y sistemas. Azure ofrece el uso de claves de autorización, OAuth y JWT, así como autenticación de certificado de cliente. GCP proporciona OAuth 2.0, políticas SAML y claves de API.

Cada una de estas capacidades requiere configuración, así que asegúrese de consultar la documentación oficial. Recuerde que muchas vulnerabilidades son el resultado directo de una mala configuración, que puede convertirse rápidamente en una infracción. Si es nuevo en este proceso o necesita mejorar algunas habilidades, consulte con expertos y aproveche los servicios administrados.

Publicar un comentario

0 Comentarios